.
Analistas 03/02/2021

La vacuna que no han inventado

Maritza Aristizábal Quintero
Editora Estado y Sociedad Noticias RCN

Les dieron la fecha para el inicio de la vacunación, les dieron las cantidades de dosis, les aseguran que habrá inmunidad de rebaño, les garantizan que serán gratuitas, les prometen que el proceso será masivo y que 35 millones de colombianos recibirán las dosis este mismo año, pero nada, nada es suficiente. Para los catastrofistas, los mezquinos y los oportunistas siempre habrá un dato, una cifra o un titular que podrán interpretar al antojo de su ego o su alter ego, que casi siempre resulta ser o un epidemiólogo graduado en Twitter o un político maniático que cabalga sobre el temor de los ciudadanos para crecer electoralmente.

Y no quiero que me malinterpreten, siempre es necesario el sentido crítico, pero hay ataques que marcan un derrotero para los gobiernos, los encaminan y hacen más eficientes y otros que solo buscan arruinar lo construido o en este caso lo planeado. Claro qué más quisiéramos que haber empezado la vacunación en diciembre, como lo hizo la Unión Europea, o llevar aplicadas ya casi 35 millones de vacunas como en Estados Unidos, o inmunizado más de 50% de la población como en Israel. Pero pongámonos serios, todos esos países tienen en sus territorios los laboratorios y las farmacéuticas que desarrollaron el antídoto o en el peor de los casos financiaron directamente las investigaciones; no podíamos pretender que un país como Colombia se ubicará a la cabeza del mercado más competido hoy en día sin ningún mérito.

Y ya sé que van a decir “pero hasta Bolivia empezó a vacunar”, claro lo están haciendo, pero con la Sputnik V que produce Rusia, una fórmula que hasta el día de hoy no ha recibido la certificación de la OMS; el Kremlin dice que tiene 95% de eficacia, y quizá sea cierto, pero ellos son los mismos acusados de envenenar opositores, desplegar redes de espionaje y censurar la prensa, ¿ustedes preferirían vacunarse hoy con la vacuna rusa, o en dos semanas con las que ya avaló de la OMS?

Brasil que es el país latinoamericano más adelantado, ha vacunado a uno de cada 100 habitantes, México a 0,5, Chile a 0,3, en Ecuador se han aplicado menos de 5 mil dosis y en Panamá menos de 7.000. Sí, muchas fueron vacunas para la foto.

Pero como a los remedos de científicos nunca se les acaban las razones, se les da fácil interpretar titulares y decir que habrá una calamidad porque la vacuna de Janssen, una de las que llegará al país, tiene una eficacia de 66%. Fácil quedarse ahí y hacer terror pandémico, pero dicho por verdaderos epidemiólogos, una vacuna con una eficacia mayor a 50% es completamente viable. Aún más importancia es la oportunidad de acceso: solo requiere una dosis y no necesita condiciones extremas para conservase. Y si todas estas razones parecen escasas, hay algo infinitamente valioso, la vacuna de Janssen evita 100% de las muertes y hospitalizaciones por coronavirus. Pero como era de esperarse todos esos datos fueron convenientemente ignorados por los alarmistas.

Yo me quedo con la noticia de que arrancaremos a vacunar el 20 de febrero, y la primera semana tendremos disponibles más de 1 millón de dosis. Lástima que esa vacuna no sirva para el catastrofismo, el oportunismo y la mezquindad, que parecen enfermedades incurables y de las que inevitablemente habrá un gran rebrote en la época de poscovid.