Analistas

Haciendo trizas US$1,4 millones

GUARDAR

Hace un par de semanas el mundo del arte se conmocionó tras ver como el cuadro “Girl With Balloon,” del artista Banksy se auto destruía luego de ser subastado por US$1,4 millones. Al parecer el artista había puesto dentro del marco una trituradora esperando el momento ideal para activarla. Los empleados de la casa de subastas trataron inútilmente detenerla mientras el mundo entero veía como se volvía trizas semejante cantidad de dinero. Para sorpresa de muchos el comprador decidió mantener su oferta en el cuadro que fue renombrado por el artista como “Love is in the bin”. Se estima que su valor se incrementó en 50%.

¿Por qué aumento el valor del cuadro? De una parte, la obra se convirtió en una pieza realmente única, pero también la transformación de la obra, captada en video y transmitida en vivo en el mundo entero, es ahora parte de la misma.

El ser único siempre ha sido valorado como precioso y por consiguiente ostenta un precio superior que aquello que se produce en masa. Sucede con la ropa, joyas y arte. Sin embargo, en este caso el precio también es establecido por la conmoción que creó la experiencia de la destrucción y el video de la reacción de los asistentes. El valor de este cuadro no hubiese aumentado si el propio artista lo hubiese destruido a puertas cerradas en su estudio. El comprador anónimo expone su punto de vista diciendo que al ver el cuadro siendo triturado se dio cuenta que terminaría obteniendo más que una obra, estaba comprando una parte de la historia del arte.

En el mundo global de hoy en día donde las tendencias nos uniforman muchos buscamos la originalidad en lo que vestimos, compramos y vivimos. Experiencias como esta nos marcan, son memorables, son tema de conversación. Un estudio realizado por Harris Group encontró que 72% de los millennials prefiere gastar más dinero en experiencias que en cosas materiales, primando las vivencias y el sentimiento que estas producen sobre el hecho de poseer un objeto.

Esto se debe tener en cuenta como emprendedor a la hora de abrir las puertas de un nuevo negocio. La experiencia del usuario es fundamental, ya que el sentimiento que le produce viajar o practicar deportes extremos no debe opacar aquella sensación de entrar a una tienda y comprar un producto. Macy’s por ejemplo, se adaptó a la tendencia y ahora realiza micro-conciertos, clases de yoga e incluso abrió un café para atraer consumidores.

Estas vivencias son consideradas aún mas valiosas cuando son compartidas con otros, especialmente a través de redes. Las redes sociales como Facebook, Instagram y Snapchat son todas medios visuales diseñados para enfocarse menos en lo que la gente tiene puesto o ha comprado y más en lo que la gente está haciendo, gracias a la implementación de Stories. Es por eso que debemos pensar en generar contenido interesante, ofrecer una experiencia relevante para ser compartida en redes.

La subasta de la obra de Banksy además de no tener precedentes es un evento de tan alta transmisión que quedará registrado en la historia del arte. Las redes en este caso juegan un rol fundamental no solo de difusión, sino también de validación puesto que Banksy re-autentica su obra y la renombra a través de Instagram.

Así es el cliente de hoy en día, celebra la creatividad, lo impredecible, lo irrepetible. Busca experiencias nuevas que se vuelven “reales” solo si se comparten a través de redes sociales.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés