Analistas

Manufactura 4.0

GUARDAR

Juan Carlos Zuleta Acevedo - juanzule@yahoo.com

La Cuarta Revolución Industrial ya llegó y está generando cambios muy grandes en nuestras vidas. Basta mirar cómo los nuevos avances tecnológicos han ido modificando nuestros hábitos o también cómo nuestros hábitos han impulsado los desarrollos tecnológicos, lo que a su vez ha causado replanteamientos estructurales en muchos sectores de la economía -por no decir todos-, que procuran día a día suplir nuestras nuevas necesidades.

Hablando recientemente con Duleesha Kulasooriya, director de estrategia en Deloitte Center for the Edge, concluíamos que uno de los sectores que más retos presenta, y sobre todo en un país como Colombia, es el manufacturero, debido a la reconfiguración que se viene dando a nivel global. En la conversación salieron cuatro grandes retos que los industriales debemos afrontar y de los que pueden surgir nuevas oportunidades de negocio que harán sostenibles a las empresas en el entorno actual.

El primer reto se refiere a los cambios en la demanda. Los consumidores desean personalización y adaptación de los productos a sus requerimientos individuales. No se trata de algo cosmético como marcar un producto con el nombre de alguien sino de diseñar un producto específicamente para una persona, y mucho mejor cuando el cliente participa en el proceso de diseño de los productos que está comprando.

El segundo reto está relacionado con los cambios en la funcionalidad de los productos, pues ahora todo tiende a ser “Smart”. Este requerimiento le ha implicado a los fabricantes la incorporación de software e inteligencia artificial a los productos y el desarrollo de plataformas digitales y aplicaciones que le permitan justamente a los productos adaptarse de manera automática a las cambiantes necesidades, gustos y estados de ánimo del usuario.

El tercer reto tiene que ver con la adopción de nuevos modelos de producción que conjuguen de una mejor manera la productividad y la flexibilidad. Debido a la democratización del conocimiento, cualquier persona o empresa -incluyendo la competencia- puede acceder fácil y rápido a toda la información sobre los avances tecnológicos en maquinaria y procesos, y a los nuevos materiales que van saliendo al mercado para todo tipo de aplicaciones.

Finalmente, el cuarto reto hace referencia a las reconfiguraciones en las cadenas de valor, pues cada vez la frontera entre productores y comercializadores se vuelve más difusa debido a que los consumidores quieren tener contacto directo con los fabricantes de los productos que compran, exigiendo una mayor velocidad de respuesta frente a sus requerimientos. Las empresas podrán capturar más valor si fortalecen los canales de comunicación con sus clientes y acelerando el proceso de transformación de una idea o de una sugerencia de un consumidor en un producto comercializable (time to market).

El sector manufacturero está enfrentando grandes cambios. Al final, como siempre, sobrevivirán los que se adapten a las nuevas condiciones que plantea la Industria 4.0.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés