Analistas

El Rojo coronó

 

La final de la Liga Postobón entre Santa Fe y Pasto en el estadio Nemesio Camacho El Campín deja varias lecciones que van más allá de lo deportivo y futbolístico. La venta de boletería, la reventa y la desorganización de los expendios y distribuidores fueron rápidamente olvidados por la euforia de los hinchas santafereños que llenaron el estadio e inundaron las redes sociales con mensajes que en algunas ocasiones rayaban con lo religioso y espiritual.
 
Santa Fe despertaba pasiones mientras grandes equipos, por el tamaño de su hinchada e importantes inversiones, veían la final por televisión: Junior, Cali, Millonarios y Nacional. Hay dos tipos de equipos en nuestro torneo: unos que buscan pelear el título y entregarle triunfos deportivos a sus hinchas, y otros que buscan rentabilidad para sus inversionistas. Atlético Nacional por ejemplo, quedó eliminado de la Copa Libertadores y de los cuadrangulares semifinales durante el primer semestre, sin embargo vendió a Dorlan Pabón al Parma de Italia. Envigado sin llegar nunca a una final también ha tenido ganancias en los últimos años en las ventas y reventas de jugadores como James Rodríguez, Giovanni Moreno o Freddy Guarín. Santa Fe con su séptima estrella recuperó la emoción de varias generaciones de hinchas, obtendrá ganancias por la ronda inicial de Copa Libertadores y un ingrediente adicional: los jugadores y cuerpo técnico se repartieron la taquilla de la final mientras el presidente César Pastrana negocia una atractiva venta de Johnatan Copete al exterior.
 
Hay que hacer un reconocimiento a los empresarios Char que definitivamente siguen invirtiendo en el Junior de Barranquilla más por amor al arte que por otra cosa. El caso de la “repatriación” de Teófilo Gutiérrez es un ejemplo de ello. Luego de las trifulcas, groserías, desplantes, indisciplina y mentiras de “Teo” en Argentina, donde le quedaron prácticamente cerradas las puertas, vuelve a Barranquilla con un traspaso donde claramente Char perdió dinero. O no lo ha terminado de recuperar, para ser más estrictos.
 
Otro caso menos sonado, pero que augura un éxito a largo plazo es la venta del Atlético Bucaramanga. La salida de los Cadena era algo que toda la ciudad pedía a gritos, y los nuevos dueños acertaron con el nombramiento del ex-arquero de la selección Colombia Óscar Córdoba como gerente. Una Figura como Córdoba con su experiencia por Boca y Turquía es lo que más necesita nuestro fútbol. Ojalá venga rápido la A para los búcaros pues el próximo semestre los dos departamentos orientales, Santander y Norte de Santander se quedan sin fútbol de la A por el traslado del “doblemente glorioso” Cúcuta Deportivo a Yopal.
 
La lección que deja Santa Fe a los demás equipos es que se pueden combinar éxitos deportivos y financieros. Es posible que directivos y dueños de equipos ganen dinero, y la clave es involucrar a los jugadores dentro de la bonificación como un variable a sus sueldos. Igual que los vendedores en las empresas cuando se benefician de los aumentos en las ventas, la “motivación” extra con la que corrían los rojos en la cancha fue un factor determinante a la hora del triunfo como lo certificaron en entrevistas a medios Centurión, Bedoya y otros jugadores. 
 
Señores directivos: dejen la tacañería y observen cómo jugadores adecuadamente incentivados pueden lograr resultados sorprendentes a nivel de fútbol y de despertar pasiones que parecían muertas en los hinchas. Con la entrada de los dineros por derechos de televisión y la lenta pero necesaria conversión en sociedades anónimas hay recursos para la mayoría de equipos para poner a “rodar la bola” mas rápido y obtener mejores resultados a nivel internacional. Todos queremos volver a ver equipos colombianos en las finales de Copa Libertadores y Sudamericana.
 
Ñapa: La renuncia del ex superintendente de salud Conrado Gómez fue aceptada muy rápidamente por el Gobierno Nacional al conocerse que estaría posiblemente vinculado a la investigación contra la senadora Dilian Francisco Toro en la Corte Suprema de Justicia, ya que anteriormente fue su asesor en el Congreso.