Analistas

¿$10.000 por galón de corriente? Muchas gracias Ahmadineyad

En su libro "Time to get Tough" (momento de ponerse rudo), el magnate Donald Trump hace un debate del presente año electoral en EE.UU. y ataca abiertamente la administración de Obama por no apoderarse del petróleo en zonas de guerra como Irak. Trump lo culpa de ser flojo en política exterior e indirectamente del alto nivel de desempleo "yanqui" recordando que el siglo XXI inició con barril referencia WTI en US$25  y hoy no se ve cómo pueda bajar de US$ 100.

Algo de cierto tiene su acusación pues la recesión y el freno económico vienen de la mano de un barril con precio alto. Casi todas las industrias dependen del transporte, que a su vez depende del precio y disponibilidad del combustible. EE.UU. y el mundo han sufrido en los últimos años de la posición de monopolio de la Opep. Por estos días se vive un ambiente incómodo a nivel mundial debido al tema nuclear que promueve Irán y su particular presidente Mahmud Ahmadineyad. ¡Qué tipo más simpático! La tensión que ha generado puede dejar el Barril WTI por el resto de 2012, según expertos, en el rango de US$125 a US$150.  Como predice bien Trump en el escrito, EE.UU.

no va a "comprar" ningún tropel en plena elección. Irán sabe esto, así que seguirá toreando al resto del planeta, e Israel está a punto de prenderle fuego al vecindario.
Nuestra fórmula de precio de combustible local depende, entre otras variables, del precio internacional, la tasa de cambio y una serie de impuestos y cargos que hacen que fluctuaciones grandes se trasladen necesariamente al bolsillo del consumidor. En la mayoría de regiones del país se pagan precios diferenciales entre $8.600 y $9.100 pesos por galón. Con el efecto del contrabando, que llegó a capitales lejos de zonas de frontera, los distribuidores claman estar cerca de la quiebra. Algunos están invitando inclusive a un paro de actividades y en redes sociales los usuarios proponen la misma fecha para dejar de tanquear como señal de protesta: Marzo 12 de 2012.

Según Fendipetroleo, los efectos de la expedición de la Resolución Nº 181047 del 22 de junio de 2011 son dramáticos. Los distribuidores piden al gobierno que retorne al régimen de libertad de tarifas pues la actual libertad controlada les ha reducido sus ganancias a menos del 7% de cada galón. Con la piratería y contrabando de combustible, ellos dicen que competir es imposible. El volumen legal de ventas se desplomó, y en el Eje Cafetero y el Valle alrededor de 400 trabajadores del sector han perdido sus empleos recientemente mientras en zonas de frontera se han registrado cierres de estaciones de manera continua.

El ministro de Hacienda, Juan C. Echeverry, intentará con la reforma tributaria disminuir el costo del combustible, mientras pocos entienden la famosa fórmula del fondo de estabilización, los subsidios, los paréntesis y exponenciales, que siempre terminan en alza mensual cuando sube el petróleo y no pasa nada cuando el crudo baja. Pero mientras hace trámite la reforma tributaria,  ¿qué solución hay en el corto plazo? Ya la población se está comenzando a aburrir de los anuncios oficiales mensuales de aumentos de $100 en $100. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta que la gente se "rebote" y comiencen los bloqueos y saboteos?

Un termómetro de toda esta "olla express" social, a punto de estallar, es el mercado de valores que tiene su propio nerviosismo. La volatilidad es reflejo del tenso ambiente internacional y algunas noticias locales. Las buenas, como el anuncio de nuevos pozos exitosos de Pacific Rubiales y Petromagdalena, y las malas, como un "descache" en expectativa de cifras de reservas de Petrominerales y zonas petroleras como Arauca y Casanare donde hay secuestros y protesta de comunidades. Las variaciones hablan por si solas: Canacol perdió 55% en 2011 pero ha subido 29% en 2 meses de 2012, Pacific Rubiales perdió 45% en 2011 y ya recuperó 52% en el primer bimestre de 2012, Petrominerales perdió 40% en 2011 y esta relativamente "flat" en 2012. Ecopetrol subió 4% en 2011 y lleva 24% arriba en 2012 y ademas anunció un dividendo de $300 pesos por acción en la reciente asamblea.

Como dicen en la calle: "el parche se está calentando" y mientras tanto el eterno dilema del accionista de Ecopetrol: recibe sus dividendos y se alegra por la valorización de la acción pero sale a la calle y tanquear le hace perder la sonrisa rápidamente. Gracias, muchas gracias, señor Ahmadineyad. Su plan nuclear nos tiene clavados a todos. Recordaré su sonrisa un día no muy lejano cuando tenga que tanquear a $10.000 por galón de corriente.

Jorge Hernán Pelaez
Analista