Robos informáticos: ¿Hasta cuándo?

GUARDAR

La cadena de hoteles Marriott, que se convirtió hace unos meses en la más grande del mundo, con más de 6.700 establecimientos repartidos por decenas de países al fusionarse con Starwood (la empresa propietaria de las marcas Sheraton y Westin entre otras), ha sufrido uno de los mayores ataques informáticos de la historia. La compañía estadounidense anunció que un grupo de “hackers” infiltró el sistema de reservas de huéspedes de una de las marcas de la compañía, comprometiendo los datos personales de mas de 500 millones de clientes.

El alcance del robo aún no se ha determinado en su totalidad, pero se sabe que incluye nombres, direcciones, correos electrónicos, números de teléfono y pasaportes y posiblemente datos de millones de tarjetas de crédito. La empresa fue alertada hace un par de meses sobre el ataque a sus sistemas de información y la investigación reveló que manos criminales habían tenido acceso a sus bases de datos por varios meses.

En perspectiva, la magnitud del ataque a Marriott no alcanza a superar el registro alcanzado en 2015 cuando el portal de información, buscador de internet y gestor de cuentas de correo electrónico Yahoo fue víctima de un ataque que se apropió de los datos de mas de 3.000 millones de clientes.

En medio de las tensiones y la guerra comercial entre Estados Unidos y China, han empezado a surgir versiones que afirman que China se encuentra detrás del robo de datos a Marriott y existen sospechas acerca de cómo los piratas informáticos que accedieron a la base de datos de Marriott trabajan para el Ministerio de Seguridad de China, encargado de las labores de inteligencia y espionaje.

En el mundo en que vivimos hoy donde confiamos nuestra información personal en docenas de prestadores de servicios, a cambio de la conveniencia y la facilidad para realizar transacciones comerciales, el robo masivo de datos se ha convertido en un problema complicado y costoso para las empresas. El costo de un robo informático de cierta magnitud no sólo afecta la credibilidad, sino también la cuenta de resultados de las empresas víctimas. En el caso de Marriott, por ejemplo, se esperan demandas y multas millonarias por parte de la Unión Europea y de grupos de usuarios afectados.

Las empresas enfocadas al negocio de la gestión hotelera, las aerolíneas, así como los grandes jugadores en el comercio electrónico se han convertido en las más apetitosas para la delincuencia organizada a la que nos enfrentamos debido a que son sectores que manejan un gran volumen de información personal que en malas manos puede ser monetizada rápidamente.

Las noticias sobre los robos informáticos no son malas para todo el mundo, prueba de ello es que un reciente estudio de la consultora Gartner, se estima que a nivel mundial las empresas incrementarán en mas de un 12% la inversión en ciberseguridad respecto años anteriores debido a los ataques masivos que se están produciendo. Las empresas proveedoras de servicios, soluciones y plataformas de ciberseguridad recogerán los frutos que indirectamente han generado los criminales informáticos.

Estamos viendo a una profesionalización de la amenaza informática con piratas muy competentes y el nivel de protección de las empresas y es insuficiente, lo cual hace que la ciberseguridad se convierta no solo en una mina de oro sino en un campo importante para las nuevas generaciones al ser un sector que hace frente a una escasez de competencias.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés