.
Analistas 14/07/2021

Modelos de negocio e industria 4.0

Hernán David Pérez
Managing Director

Muchos elementos han contribuido a la evolución social y económica del mundo tal como lo conocemos hoy, y sin lugar a dudas, las revoluciones industriales han sido uno de los factores más importantes para moldear la sociedad, la economía y los negocios.

En el centro de cada una de las revoluciones industriales ha predominado una tecnología impulsora de la transformación. Si en la primera revolución industrial fue la máquina de vapor, en la segunda revolución industrial fue la electricidad, la cual permitió en una primera instancia acelerar el despliegue de otras tecnologías relacionadas, a través de nuevos productos como la iluminación eléctrica, la radio, la televisión, y otros electrodomésticos, entre muchos. A su vez, estos nuevos productos crearon nuevos modelos de negocios, por ejemplo, las industrias de los contenidos y la publicidad en la radio y la televisión, por otro lado, los refrigeradores en el hogar hicieron parte de un ecosistema de negocios en conjunto con la industria de los alimentos congelados y los vehículos de transporte refrigerados. Pero los cambios no se limitaron al desarrollo de nuevos productos y nuevos modelos de negocios. La electricidad cambió los sistemas de producción de las fábricas al permitir el uso individualizado de energía para cada máquina y consecuentemente potenciar la división y la especialización del trabajo, y esta mayor productividad abarató los productos y aumentó el consumo de bienes y servicios, y consecuentemente, se aceleró el crecimiento de las industrias en diversos sectores, demandando mano de obra y generando una nueva dinámica social en las ciudades con el crecimiento de la naciente clase obrera, alimentada de la migración del campo a la ciudad.

Hoy, la cuarta revolución industrial, también denominada industria 4.0 (i40), tiene como tecnologías impulsoras de la transformación al internet de las cosas y la inteligencia artificial, es decir, un internet más ubicuo y móvil al cual se conectan dispositivos, máquinas y personas para capturar en tiempo real múltiples datos del mundo físico, lo que conocemos como la big data. Con esta información y algoritmos de aprendizaje automático se mejora la comprensión de los fenómenos de la sociedad y los negocios. Para el mundo de los negocios, la industria 4.0 es una puerta a mejorar la experiencia del cliente, aumentar la eficiencia de la cadena de valor, y desarrollar nuevos modelos de negocio.

Pero entrar a la industria 4.0 debe ir más allá de las debidas consideraciones tecnológicas, y al momento de incorporar las tecnologías de la i40 en la organización se debe tener una mirada holística que considere la interacción entre los impulsores del cambio. Por ejemplo, hay un efecto de reforzamiento mutuo entre la preocupación por la sostenibilidad ambiental, y la migración desde modelos de negocio orientados a la tenencia del activo hacia modelos de pago por uso, y para ser exitoso en un modelo de pago por uso es indispensable contar con mecanismos de monitoreo y control en tiempo real, tal como lo brindan los productos inteligentes, pero se debe considerar que los productos inteligentes requieren el reforzamiento de habilidades digitales en los usuarios.

Tal como en el ejemplo anterior, es necesario tener una mirada integral alrededor de las interacciones sociales, económicas y tecnológicas que se avecinan para, de esta forma, anticipar los cambios en los modelos de negocio y prepararse para introducir oportunamente las tecnologías y la cultura de la i40 en los procesos y negocios de las organizaciones.

Para el cierre quedan dos preguntas obligadas para su organización: ¿Tiene una correcta comprensión de cómo las tecnologías y la cultura de la industria 4.0 afectarán la competitividad y los modelos de negocio de su sector? ¿Ha creado una hoja de ruta que les guíe en el proceso de incorporar la industria 4.0 en sus procesos y su modelos de negocio?