Analistas

Sustentabilidad Social

Para dar un concepto social se requiere una revisión de la sociología como ciencia y aunque reconozco mi gusto por esta, también tal vez mi superficial conocimiento de la misma, en buena hora refrescado y ampliado gracias a internet, y claro me enfrento a un gran acervo intelectual desde el positivismo de su precursor Auguste Comte, al Darwinismo social, el canon -Durkheim, Marx, Weber-, al antipositivismo, pasando a la teoría crítica, el posmodernismo y la reactivación del positivismo que es principalmente la escuela que rige hoy día y me se sirve de guía.
Al respecto, esta escuela del pensamiento de origen clásico se caracteriza por un enfoque metodológico similar al de las ciencias naturales, fundamentado en los hechos, donde el conocimiento auténtico solo resulta con la confirmación positiva de las hipótesis mediante el rigor del método “error-ensayo”, con apoyo y respaldo cuantitativo. Vale también mencionar que la sociología al igual que la economía tiene dos frentes de acción, la macro-sociología, enfocada en la evolución de las sociedades, y la micro-sociología, pendiente del interactuar humano cotidiano.

Es así como en la perspectiva de temporalidad definí la Sostenibilidad Social como “el entramado entre valores y cultura que le dan base a comportamientos y hábitos que propenden por mejoras en las relaciones sociales en todos los ámbitos de acción, desde los asociados a los derechos y deberes ciudadanos, hasta los referidos al relacionamiento con los entornos y ecosistemas donde interactuamos”.

De ahí tenemos que los determinantes de la Sostenibilidad Social dependen de la naturaleza y condición de los habitantes de una sociedad, y sus fundamentales y manejo varían según el ámbito de acción dado por las costumbres y tradición al que estos se circunscriben, así como la educación impartida y el reflejo nacional y regional que marcan la pauta de las dinámicas perversas o virtuosas que reflejan.

Acá claro está que aunque los precedentes tienen tanto de bueno como de malo en términos de sostenibilidad social, nuestra sociedad colombiana posee en términos generales un elevado nivel de conciencia comparado con sus pares, pero igual mucho terreno por ganar para garantizarla plenamente, sobre todo en materia de aportes ciudadanos proactivos para una sociedad mejor.

Por eso cabe ahora bajo la arista de la argumentación y verificabilidad revisar la Sustentabilidad Social, siendo preciso resaltar que ésta está en el plano de acción central porque de ella se derivan todas las otras sustentabilidades, visibles del hogar, al caserío, hasta el acuerdo de varios países como la Unión Europea, donde la cohesión social es su eje fundamental, pero también es su mejor indicador.

Así la sostenibilidad y sustentabilidad social está en la solidez de la unión de toda sociedad desde su célula básica, la familia, hasta el más complejo arreglo social.