Analistas

Más sobre capital social, regalías e innovación

En mi anterior artículo esbocé el enfoque que estimo adecuado al ejecutar los recursos de las regalías en innovación científica y tecnológica, relacionado con el rol del capital social de las regiones y localidades en este proceso, sobre lo cual destaco la correcta guía que siguen municipios líderes como Medellín y la dirección dada por el Gobierno Nacional en el fortalecimiento de las capacidades actuales.
 

Sin embargo, las soluciones de política pública en todos los planos deben ir mucho más allá de lo que se ha hecho, para de verdad comenzar a cerrar las brechas del saber y la producción en todas las arenas del conocimiento y demostrar el máximo compromiso posible por parte de todas las autoridades, libres de lisonjas de quienes reciben migajas, si queremos una panadería que provea pan para todos.
 

No basta con ser maquiladores en cualquier industria o mercado, debemos señalar a generar conocimiento y manejar la frontera del saber en asocio con los principales jugadores en cada arena y cultivo productivo. Al hablar de competitividad y productividad y además de nuevos sectores, es claro que aún no se auscultan y discuten todas las posibilidades disponibles y efectivas al respecto.
 

De ahí que conceptos tan importantes como el de capital social sirve de asidero valioso para repensar el tema y brindar soluciones conforme el estado en el cual se encuentran los municipios y departamentos, para lo cual es preciso utilizar las dimensiones e indicadores del caso en lo estructural, cognitivo y operacional, con énfasis en las redes de innovación, en especial las planeadas para cerrar brechas.
 

Al respecto una herramienta que puede ser muy útil corresponde al Atlas de la Complejidad Económica, desarrollado por Hausmann e Hidalgo (2011) como alternativa en la asignación de rutas de acceso a la prosperidad, el cual intenta medir la cantidad de conocimiento productivo disponible en cada país y mostrar porque se dan las enormes diferencias de ingresos y crecimiento entre países.
 

Este atlas crea mapas o redes que reflejan similitudes entre productos en función de las necesidades de conocimiento, con caminos por donde es más fácil acumular saber productivo. Estas mediciones pretenden aclarar el alcance de lo que puede realizarse conforme la experiencia de los demás, con seguimiento de los progresos e información sobre tendencias, no para indicar hacia dónde ir, sino para identificar que hay y cuales rutas pueden ser más cortas y seguras; información valiosa para los exploradores de política que anima a asumir retos y por lo tanto acelera el desarrollo económico.

También conviene estudiar los efectos de las restricciones institucionales en la estabilidad, eficiencia y la formación de redes. Al respecto, para Olaizola y Valenciano (2011) una cubierta exógeno social consiste en una colección de subconjuntos posiblemente superpuestos que comprenden un conjunto de jugadores, que a su vez especifica la organización social en diferentes grupos o sociedades. Se supone que un jugador puede iniciar vínculos únicamente con los jugadores que pertenecen al menos a un grupo, y ojo, que estos también forman lo que limita las estrategias factibles y las redes.
 

Por lo tanto al usar las regalías destinadas a la innovación es vital analizar la implementación de otras respuestas alternativas de política pública que mejoren la tendencia pues de seguirse la dinámica actual, resultará perversa por los atrasos y aumento de brechas que ésta conlleva. Servirá optimizar el uso de los recursos y aprovechar soluciones viables de bajo costo y alto impacto.
 

Si fue posible para el sector hotelero lograr unos estímulos que llevaron a una verdadera reconversión de esta industria, porque no diseñar unos incentivos para la innovación que arraiguen el compromiso gubernamental de lo local a lo nacional y se traduzcan en respuestas para que el capital humano y emprendedor de clase mundial se asiente en nuestro país y así cerrar las brechas del saber y la equidad.
El desafío apremia ante la elocuencia de las consecuencias implícitas, ojala no nos dejemos obnubilar ni distraer, para centrarnos y unir esfuerzos en pos de este fin.