Analistas

¿Hasta cuándo?

“Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”, sabiamente decía Albert Einstein, sin embargo acá en muchos temas acuciantes, patinamos por mantenernos haciendo más de lo mismo, en especial acerca de nuestra estructura productiva, íntimamente ligada a la oferta industrial y sectorial que nos caracteriza, claramente con más debilidades y amenazas, que fortalezas y oportunidades.
Hemos adolecido de un plan industrializador desde que el modelo cepalino de los años 70 del siglo pasado perdió relevancia y orientación lo que nos llevó al tránsito irreversible hacia al paradigma neoliberal que rige actualmente y aunque parezca que las herramientas han cambiado y evolucionado, también es cierto que lo han hecho algunos sectores privilegiados, pero los llamados a insertarnos debidamente en la economía y sociedad del conocimiento, siguen pendientes de instrumentarse.
Mantenemos como lo he dicho en repetidas oportunidades, en un incrementalismo insulso, considerado bueno en la medida que atiende las necesidades de los grupos de presión que capturan lo público, pero sin haber verdaderamente respondido al problema desde la óptica del aumento de brechas relacionadas con las competencias, capacidades y fronteras que dominan los clústeres del saber.
Por lo tanto, es urgente e importante poder incorporar miradas que permitan el avance de las soluciones pendientes de diseñarse, así como criterios que ayuden a evaluaciones más comprensivas y sólidas respecto de la utilización de los limitados y restringidos recursos, para que no sigan siendo direccionados de forma tan reduccionista y exclusivista, sin responder correctamente a crear valor y riqueza.
De ahí insisto en el llamado respetuoso pero igual crítico y constructivo, para que ésta sentida necesidad tenga cabida en la agenda pública, en principio desde lo nacional para después llegar a lo local y regional, que debería ser el orden lógico y así estimular adecuadamente su interés al ampliarles bien la visión para incorporar alternativas que posibiliten su acceso expedito hacia el objetivo antes descrito.
Son varios mis artículos publicados en ésta página sobre el tema, vale recordar: “¿Reconversión o transformación productiva?” (Agosto 9 y 10 de 2008), “Promover la Transformación Productiva” (Junio 28 a 30 de 2008) y “Más de lo Mismo el Error Secular” (Octubre 8 de 2.014); sin embargo y pese a que “La Política Nacional de Desarrollo Productivo” (Conpes 3866 Agosto 8 de 2016) abrió espacios para hacer lo antes dicho, aún adolecemos de esquemas holísticos para el cierre de brechas.
¿Hasta cuándo entonces seguiremos con la dinámica perversa que llevamos donde pese a cambios de rumbo en los últimos 40 años, no logramos encontrar el camino que conduzca al desarrollo equitativo, sostenible y sustentable? ¿Será que nuestra condición y estirpe no da para tanto? Unámonos para poder cambiar esto.