Analistas

Español, lengua creativa

GUARDAR

La presidenta del Consejo de Estado español, María Teresa Fernández de la Vega, sostuvo una charla con nosotros, un grupo de gobernadores colombianos, y nos explicó la diferencia que hay entre el organismo que ella preside y el Consejo de Estado nuestro, que funciona como tribunal supremo de la contratación y consejo consultivo del Gobierno, mientras el suyo funge como consejo consultivo de todo el Estado español.

Nos insistió -muy especialmente- en que el centralismo es el orden gubernamental más antiguo y debe cambiarse sustancialmente por una forma de Gobierno más plural que permita más diálogo directo, una mayor producción de riqueza y más integración. Eso solamente se logra con un proceso como el de España, de autonomías territoriales.

Es cierto que hay que buscar la igualdad, pero respetando las diferencias y es lo que democráticamente debe ser el reto más importante. También nos insistió en el peso político-geográfico del mundo iberoamericano, tema que debemos racionalizar y construir juntos para una mayor internacionalización que ellos han logrado, con éxito, al insertarse en la Unión Europea.

En Latinoamérica, aún nos falta mucho para dar ese gran salto y concretar una interacción más sólida con la comunidad internacional. Nunca podremos estar satisfechos en este frente y, por el contrario, hay que lograr una mayor transformación a través de una lucha constante de las fuerzas internas con el mundo exterior. Cada sociedad debe transformar su Estado.

España juega el doble rol de ser la puerta de entrada de África y Latinoamérica hacia Europa, y viceversa. España debe ser utilizada como la bisagra y ser el vínculo para unir el mundo Iberoamericano que incluya a África de una manera especial, porque allí hay un millón de personas que hablan español. La meta es desarrollar al máximo este gran potencial para utilizarlo como un gran puente en la geografía económica.

Una generosa política de inmigración ha integrado a España con otros continentes de arriba hacia abajo y con una política regional también en los ayuntamientos en lo que permitirá el fortalecimiento del territorio. La clave está en el modelo de representación de esa comunidad hispanohablante en el planeta.

Después del inglés, el español es una de las lenguas más habladas en el mundo. Sin embargo, hay una gran ventaja de nuestro idioma y es que mucha gente habla inglés como segunda lengua, pero siguen pensando en su idioma de origen.

Todos los procesos creativos se hacen más fáciles en la lengua materna, lo que dará gran ventaja al mundo hispanohablante sobre el angloparlante. La lengua es vital cuando se trata de traer ideas de la cabeza y hacer que cobren vida. Este proceso es más rápido y exuberante en la lengua original. El español será la que más fuerza proyectará para transformar la realidad. Por tanto, se va a imponer en el mundo entero como la primera lengua creativa y eso va a tener un impacto cultural muy importante.

No obstante, eso implica iniciar procesos de creación e innovación en español de una manera más ordenada y ambiciosa. Hoy, hay dominio del inglés, pero hacia el futuro el español debe ser la lengua creativa dominante en el mundo.
Allí es donde el papel de España, como bisagra, lo ve muy interesante la doctora María Teresa. Nosotros también.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés