Analistas

Una nueva era necesita nuevos líderes

GUARDAR

carolina angarita

Suelen preguntarme qué liderazgos necesitan hoy las empresas. Con una fuerza laboral renovada, acostumbrada a un nuevo modelo de relacionamiento interpersonal, pero también con sus padres, profesores y figuras de autoridad en general, es claro que el viejo paradigma del jefe que espera que sus órdenes se cumplan sin mayor discusión y el modelo de mando y comando que gobernó a las empresas por décadas ya no responde a la realidad.

En este contexto, el líder no es el que más manda si no el que más sirve a los demás. El líder es crucial en cualquier empresa porque las empresas terminan pareciéndose a sus líderes, ese es el primer pilar del liderazgo. En segundo lugar, ese líder y toda la organización deben tener una verdadera obsesión por sus clientes.

El tercero, es crucial entender que son los empleados quienes realmente hacen la empresa. Cuarto, es necesario tener un modelo de colaboración para la creación y la innovación. Quinto, entender el valor del fracaso. Sexto, establecer incentivos para la innovación constante. Y por último, un nuevo modelo de priorización a partir del cual se deben mover todos.

Hay un modelo que me gusta y es lo que podríamos llamar liderazgo consciente. Este es un líder que entiende que su responsabilidad es abrirle la puerta a quienes lo siguen en la organización para que también puedan crecer. Es un líder que además de estar al servicio de los demás genera una visión inspiradora; de alguna manera el líder debe crear una pintura de hacia dónde se va con la claridad necesaria para que todos sientan que su trabajo es muy importante, para que esa pintura de hacia dónde vamos sea una realidad. Esa visión debe hacer que la gente se levante feliz a trabajar, porque sabe que está construyendo algo que es relevante.

Y este líder, además, debe ser el principal cuestionador del status- quo. Debe ser el primero que se pregunte por qué las cosas se han venido haciendo como hasta ahora y si no es tiempo de cambiar. Que lo hayamos hecho bien por 50 o 100 años no significa que haya que seguir haciéndolo de la misma forma hoy.

Es nuevo líder es aquel que escucha y genera canales para que la gente hable. Es un líder que sabe que la mayoría de las respuestas están dentro de la organización, que sabe que no tiene que estar buscando respuestas afuera, no tiene nada malo escuchar a consultoras, pero, que escucha primero adentro.

Un nuevo liderazgo, entonces, supone una nueva capacidad de escuchar, desafiar el status-quo, liderar desde el ejemplo y, sobre todo, el ver y compartir un destino y allanar el camino para que la organización toda se mueva en esa dirección.

Un nuevo liderazgo desafía las formas tradicionales incluso de comunicación al interior de las empresas y, sobre todo, busca que cada integrante del equipo sienta y sea reconocido por sus contribuciones.

Una nueva economía impone un nuevo modo de liderazgo. Quienes más pronto lo adopten, más rápido llegarán a cumplir sus objetivos.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés