Analistas

La selección de las noticias

En su célebre trabajo “Qué es la historia”, el historiador inglés H.C Carr afirma que los hechos históricos que conocemos pertenecen a un exclusivo club al cual pocos ingresan. Es el historiador quien decide cuales son los hechos importantes que merecen entrar al libro o trabajo historiográfico que esté realizando dejando cientos de miles de sucesos que a juicio de quien investiga no merecen entrar a ese exclusivo círculo. En esa decisión median desde luego la posición ideológica del autor, la información que tiene disponible gracias a los archivos y la cultura en la cual se desenvuelve entre muchos otros factores. Otro tanto podemos decir de las noticias que recibimos a diario.

Cuales son las noticias que el periodista decide deben registrase en los periódicos y noticieros de radio y televisión? De todas las cosas que se suceden en un día cualquiera, ¿cuáles merecen entrar y con qué contundencia al también exclusivo club de noticas? Así como el historiador que selecciona hechos históricos el periodista que selecciona noticias tendrá un sesgo que queda reflejado en la selección. Basta seguir las noticias del acontecer político de los Estados Unidos; cuando la fuente de información es CNN se puede ver a un presidente asediado que nunca acierta y tiene el repudio de toda la población, por el contrario cuando la información la suministra Fox News lo que los televidentes ven es una realidad bien diferente. La de un presidente que genera ruptura con un orden arcaico y nocivo para los Estados Unidos y que es capaz de crear nuevas realidades por fuera de los tradicionales círculos de poder y por ello merece apoyo. ¿Cuál es la verdad? ¿Qué fuente utilizarán los historiadores para informarse de lo que sucedió por allá en 2017 en un país llamado Estados Unidos?

Si bien el ejemplo anterior refleja diferentes posiciones ideológicas que inevitablemente reflejan los medios y los historiadores, no son únicamente los sesgos ideológicos los que determinan cuales son los hechos transcendentes. Una muestra de la importancia de ese otro sesgo es lo que ha sucedido en nuestro país en este fin de semana de pasión. ¿Cuál sería, se pregunta uno, la noticia más importante para que quede registrada en la historia de lo que sucedió en Colombia en estos días? 

La respuesta la encontré con un tremendo sesgo cultural en los noticieros de televisión del sábado 15 de abril. Los noticieros abrieron con un extenso cubrimiento de la muerte de un cantante vallenato que se llamaba Martín Elías Díaz (a quien por mi ignorancia en el género no había oído nombrar) hijo del célebre- no solo por su música- Diomedes Díaz. El informe fue extenso con periodistas estacionados en diferentes rincones del mundo vallenato y tomó buena parte del noticiero. La segunda noticia, con un cubrimiento mucho más modesto, fue la de la explosión de un granada de fragmentación en una discoteca en Valle del Cauca que dejo más de 30 personas heridas, dos de las cuales de gravedad y con pronóstico reservado. El periódico El Tiempo también dio mayor despliegue al vallenato que al atentado.

¿Qué hace que en un país en pleno proceso de paz sea muchísimo más relevante la muerte de un cantor vallenato que un atentado de las dimensiones descritas?. Es difícil aventurar una respuesta lógica a esta insólita decisión de los medios sobre cuál hecho merece mejor puesto en el exclusivo club de las noticias, pero si tenemos que ofrecer una explicación, no sería otra que el tremendo sesgo cultural (??) propio de nuestro medio. Lo otro sería pensar que estos están totalmente desenfocados.