Analistas

Sociedad enferma

GUARDAR

Carlos Ballesteros Gerente de Bike House

¿Cuántos actos de violencia, insultos, calumnias y vandalismo deben continuar para darnos cuenta que esta sociedad colombiana es un enfermo en cuidados intensivos?

A la vista de cualquier persona, es inexplicable entender cómo los medios de comunicación y las redes sociales de forma amarillista, insensata e irresponsable, le hacen un gran cubrimiento y homenaje a la lastimosa muerte de un joven, pero a la vez se ignoran los policías muertos y heridos.

Qué tristeza caer en un nivel de conciencia tan bajo y mediocre a tal punto que hay muertos de distintas categorías.

Parece que la expresión del dolor por la pérdida de una persona dependiera de la ideología y aunque esta sea distinta en cada grupo familiar, la tolerancia y el respeto se empiezan por casa.

¿Si se lucha por la igualdad, porque le faltamos el respeto al dolor ajeno? ¿Por qué ignoramos el dolor de tantas madres?

Perdimos la sensibilidad, el amor al prójimo, el valor de la vida, solo nos duele el dolor y la muerte de los que piensan igual a nosotros.

¿Qué ejemplo y mensaje le estamos dando a nuestros hijos cuando nos enfocamos en los medios de comunicación mostrando una y otra vez la forma como nos agredimos?  Se perdió otro valor fundamental: EL RESPETO.

Los jóvenes piden un mejor país y sus propuestas son valiosas, pero no pueden caer en apoyar los grupos violentos, no pueden terminar siendo idiotas útiles de la izquierda como tantos que tiene la derecha.

El caos y la violencia solo producen más distanciamiento con un sistema judicial podrido que libera y da amnistía a los más violentos y corruptos.

Los muertos que pone la izquierda son lo mártires y los de las fuerzas armadas pues de malas, que los lloren otros. ¡Estamos locos!

Qué doble moral, qué dolor de patria ver como en redes sociales algunos disfrutan de la sangre como en una corrida de toros, esto solo lo entenderá Dios.

Qué doble moral la de algunos políticos que dicen ser héroes de la patria, promoviendo el odio, mostrando en las redes sociales su rechazo a esta violencia, cuando en sus gobiernos grupos ilegales dejaron huérfanos y sangre de muchos inocentes.

Todos estamos enfermos, sin igualdad, respeto, sensibilidad y justicia. ¿Será que esta sociedad pueda salir de cuidados intensivos?

Jóvenes, ustedes que son el nuevo motor de la sociedad, que tienen un nivel de conciencia inmensamente mayor, promuevan un nuevo movimiento político lleno de ideales en busca de mejorar la educación, los ingresos de los pobres y el campesino, la salud, el empleo y preservar el medio ambiente acabando con esta política sucia y corrupta.

Ustedes tienen el poder, pero no puede seguir dividido entre dos bandos, ustedes son los llamados a ayudar para que esta sociedad salga de cuidados intensivos, de ustedes deben salir los nuevos líderes porque en Colombia ya se acabaron.

¡Jóvenes, tomen la bandera del cambio, no la presten!

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés