Analistas

La bici al revés

GUARDAR

Carlos Ballesteros Gerente de Bike House

De algo podemos estar seguros y es que Colombia no dejará de ser un país de extrañas paradojas. Miremos este caso: mientras en el vecino Ecuador el gobierno celebró el reciente triunfo de Richard Carapaz en el Giro de Italia quitándole los aranceles a las bicicletas de gama alta, para que más personas tengan acceso a estas bicicletas de uso competitivo y así contribuir para que salgan nuevas figuras, en Colombia se gravan las ciclas con un arancel de 15%.

En Ecuador el IVA para estas bicicletas es 12% y en Colombia 19%; en EE.UU., Chile, Perú, México y naciones europeas los gobiernos tienen impuestos e IVA mas bajos dándoles la importancia para el desarrollo del país. Y lo más paradójico es que imploramos a Dios que salgan más deportistas como Egan, Nairo, Chávez o Rigo.

Los políticos y el Gobierno Nacional solo apoyan el ciclismo cuando ven la oportunidad de celebrar los triunfos de los corredores. Pero cuando se trata de bajarles los aranceles y el IVA a las bicicletas (excepto a las de menos de 50 UVT de valor aproximado de $1,8 millones, que tienen IVA de 5%), se desaparecen como por encanto.

Supuestamente estamos en el Gobierno que apoya el deporte, pero pareciera que los gobernantes se hicieran los desentendidos o de pronto ni saben lo que está pasando y solo se dan cuenta cuando un deportista como Egan Bernal gana, para tratar de atribuirse como suyos los triunfos ajenos.

El gobierno del deporte piensa que con la creación y apoyo a un equipo de ciclismo va a contribuir a generar la aparición de deportistas de alto nivel. Esto es apenas el comienzo de una larga cadena de necesidades.

Como no conocen la historia del ciclismo, no saben o no recuerdan que Lucho Herrera, Cochise Rodríguez, Fabio Parra, Patrocinio Jiménez, Rigoberto Urán , Esteban Chávez, Egan Bernal, Nairo Quintana y muchos corredores más, son hijos de la humildad, que gracias al ciclismo y no al Estado, cambiaron su vida y las de sus familias, dándole alegría y triunfos al pueblo colombiano.

No comprenden que para poder llegar al pico máximo del alto rendimiento, se necesita una buena bicicleta. No conocen que la mayoría de jóvenes no cuentan con apoyo y que para competir en una buena bici, la obtienen realizando enormes esfuerzos y sacrificios; haciendo rifas, ahorrando o convirtiendo esta tarea en un propósito familiar.

Ojalá supieran quienes tienen el poder de tomar decisiones en esta rica nación de ciclistas, que con estos pobres conocimientos de la realidad en que se mueve el ciclismo formativo del país, hacen que el pedaleo sea hacia atrás. Es hora, entonces, de que nuestros dignatarios abran los ojos y tomen conciencia de las necesidades de los ciclistas que apenas comienzan el duro trajín del pedal.

Por eso, Colombia se constituye en el país de los milagros del ciclismo y de las eternas paradojas, donde brotan los corredores, a pesar de la ceguera de la mayoría de estamentos gubernamentales y de un buen número de dirigentes deportivos.

Claramente, Colombia es un país donde las bicis tienen reversa en términos de políticas públicas.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés