Analistas 24/06/2020

Balance global del SARS-CoV-2: panorama sobre la evolución de la pandemia

Pasados cinco meses desde que se empezaron a llevar estadísticas diarias sobre contagios, muertes y recuperados, los datos más recientes (junio 19) indican que en el mundo se confirmaron 8.765.367 casos del SARS-CoV-2, 462.6816 murieron a causa del virus y 4.627.834 personas se recuperaron, es decir, hay 3.674.852 casos activos a nivel global.

El número de contagios representa alrededor del 0.1% de la población mundial, mientras que los casos activos cerca del 0.04%. Evidentemente, esas cifras están muy lejos de lo que indicaban los modelos epidemiológicos tipo SIR hace dos o tres meses (ver Informe Semanal No. 1504 de abril de 2020), que sugerían que cerca del 15%-20% de la población mundial estaría contagiada en el verano. De hecho, algunos líderes mundiales afirmaron que en un año el 60% de la humanidad se habría infectado, cifra que suena muy poco probable en la actualidad, dados los resultados observados.

La enfermedad está presente en más de 200 países, pero en 10 de ellos (Estados Unidos, Brasil, Rusia, India, Reino Unido, España, Italia, Perú, Irán y Alemania) se concentra cerca del 70% de los casos confirmados. Así las cosas, es claro que la evolución de la pandemia ha tenido muchos cambios y deja varios aspectos por analizar.

Por esa razón, en este Comentario Económico agregamos nuevos elementos al debate, que nos permiten tener un panorama más amplio sobre cuál es el estado actual de la enfermedad a nivel global. Decidimos hacer este análisis, principalmente, porque consideramos oportuno analizar de manera objetiva si la pandemia está empeorando, como lo afirmó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este documento utilizamos gráficos y estadísticas que soportan, desde distintas perspectivas, el hecho indudable que la situación global no está empeorando, por decir lo menos. La información sugiere que la peor parte de la pandemia parece haber quedado atrás y que el crecimiento de los casos se concentra en unos cuantos países.

La evolución reciente de la pandemia
El pasado 8 de junio, el Director de la OMS, Tedros Adhanom, advirtió que “la pandemia del coronavirus está empeorando en todo el mundo”. Sin embargo, las cifras oficiales no muestran eso. Si bien hay países que registran cada día una variación mayor en el número de contagios, esto no es un comportamiento generalizado y, más bien, está focalizado en unos cuantos países, como lo veremos más adelante. A continuación, presentamos tres elementos en los que nos basamos para mostrar nuestra visión del asunto.

Los contagios diarios crecen a una tasa menor
Si se observa con detenimiento la evolución de los contagios diarios (Gráfico 1), se puede ver que la serie diferencia claramente tres etapas. La primera, casi plana, desde finales de enero hasta finales de febrero, cuando el virus se concentraba principalmente en China.

En la segunda etapa, desde comienzos de marzo hasta mediados de abril, los casos de contagio se multiplicaron de aproximadamente 3.000 casos diarios promedio a más de 90.000. El virus se propagó con mucha rapidez, particularmente en Europa. La tasa compuesta de crecimiento de los casos diarios en ese período fue de casi 29%, lo cual indica un incremento exponencial, como se muestra en el gráfico.

Después de ese incremento sustancial, inició la tercera etapa con la expansión masiva en Estados Unidos, que se convirtió en el país del mundo con el mayor número de contagios. Desde un valor máximo de 102.000 casos diarios el 24 de abril, la evolución de esta variable muestra un crecimiento con caídas y crecimientos irregulares. De hecho, la tasa de crecimiento diaria hasta junio 15 fue de 19%, sustancialmente menor, a pesar del severo incremento de EE.UU. durante mayo.

El crecimiento de los contagios está concentrado en pocos países
Ahora bien, tal y como se registra en las cifras oficiales, el crecimiento reciente de los nuevos casos se concentra en pocos países, dentro de los que se destacan Brasil e India. En efecto, el 25% de los nuevos casos en el mundo, entre mayo 13 y junio 19 (3.944.158) corresponden a los registros de Brasil e India. Si se hace el cálculo de un mes atrás (entre mayo 13 y abril 13) este porcentaje era únicamente del 9%. Mas aún, dos meses atrás el porcentaje era de sólo 2%. Si se agrega a Estados Unidos y Perú, el resultado no sería 25% sino 49%. Es decir, casi la mitad de la variación de los nuevos casos, en el último mes, corresponde a solo cuatro países. Si se agregan Emiratos Árabes, Bangladesh y Pakistán (estos últimos vecinos de India) tenemos cerca del 80% del incremento.

También es importante notar que las pruebas han aumentado más del 100% en todo el mundo en los últimos dos meses, lo cual, por supuesto, hace que el número de casos confirmados crezca.

Así las cosas, parece no existir razón para argumentar que la situación global es mucho peor ahora que hace un tiempo, debido a que el crecimiento en los contagios no es generalizado y se concentra en muy pocos países.

Las muertes diarias no se incrementan, están cayendo
Pero, probablemente el indicador más confiable para medir la verdadera evolución de la pandemia es el número de muertes, que no dependen tanto de la capacidad de hacer pruebas o de la calidad de la información. Y aquí si los resultados contradicen de manera directa las afirmaciones de la OMS. El pico de muertes diarias se observó a mediados de abril, alcanzando más de 8.500. En junio 19 este número fue de 5.000 y su caída ha sido consistente durante el período analizado, a pesar de que los casos han aumentado en los países que reseñamos anteriormente.

También construimos una variable que nos permite analizar esto de manera más exacta. Se obtiene de dividir el número de muertes de cada día entre el promedio móvil (dos semanas) de los casos confirmados. En el Gráfico 2 presentamos los resultados de esa estadística, los cuales son bastante dicientes. Como se puede ver, la tasa aproximada de mortalidad alcanzó su pico en abril y, desde ese momento, el indicador tiene un comportamiento consistentemente decreciente. En palabras más simples, hoy en día hay menos muertes que hace dos meses, tanto en términos absolutos, como en proporción al número de casos nuevos.

Cabe resaltar que, si bien todavía es muy pronto para calcular la tasa de mortalidad del virus (incluso una aproximada), tal como lo han dejado claro las diferentes autoridades epidemiológicas nacionales e internacionales, este ejercicio nos muestra que, en cualquier caso, las muertes están disminuyendo en todo el mundo. Lo cual es un hecho indiscutible y muestra que estamos en una etapa menos agresiva de la pandemia.

Conclusión
Hay un hecho indudable: la situación global no está empeorando debido a que el crecimiento en los contagios no es generalizado y se concentra en muy pocos países. La evolución reciente de la pandemia indica que los contagios crecen a una tasa menor. Así lo muestra la tasa compuesta de crecimiento diario, que en los primeros meses de la propagación (hasta abril) fue de 29%, mientras que en el periodo completo (enero-junio) la tasa es 19%, sustancialmente menor.

Además, el crecimiento de los contagios se concentra en unos cuantos países. En efecto, durante el último mes Brasil, India, Estados Unidos y Perú aportaron la mitad de los casos nuevos en el mundo. Por último, las muertes están cayendo. El pico de las muertes ocurrió a mediados de abril y, desde ese momento, estamos en la etapa consistentemente decreciente. Esto se puede ver tanto en términos relativos con un indicador que construimos (muertes/promedio móvil, dos semanas de contagios) como en números absolutos de las muertes diarias.