.
Analistas 07/08/2021

Medallas de oro

Aldo Civico
Antropólogo y estratega de liderazgo

¿Qué lecciones sobre alto rendimiento podemos aprender de los atletas que se están ganando las medallas de Tokio 2020? Hay dos historias que llamaron mi atención en las últimas dos semanas. La primera es la del británico Tom Daley, quien se ganó el oro en la prueba de saltos sincronizados desde la plataforma de los 10 metros. La segunda, es del italiano Marcel Jacobs, quien subió el escalón más alto del podio en los 100 metros de carrera masculina.

En su encuentro con la prensa, Tom Daley se dijo feliz no solamente de haber logrado el sueño (cultivado durante 20 años) de volverse un campeón olímpico, sino también por ser un hombre gay. De hecho, Daley reveló abiertamente su orientación sexual en 2013, en un video que subió a YouTube. No fue una decisión fácil, pero Daley sintió como insoportable el peso de seguir mostrando lo que no era, mintiéndole a todo el mundo. “Fue una decisión que me liberó por qué me permitió finalmente ser yo mismo”, dijo en este entonces Tom Daley. Esta decisión, junto a la de casarse con el célebre guionista estadounidense Dustin Lance Black y, hace tres años, y de tener un hijo, ha progresivamente liberado energías interiores que lo han llevado a un rendimiento siempre más alto.

El italiano Marcell Jacobs fue abandonado por el papá cuando solo tenía 18 meses de haber nacido. Fue creado por la mamá y los abuelos maternos en Desenzano sul Garda, un pueblo en el norte de Italia. Haberse sentido abandonado por el papá generó en él un rencor profundo. “Mi papá no existe”, le decía a sus compañeros de primaria, cuando le preguntaba que trabajo hacía su padre. “Cuando mi papá trató de contactarme, no me importó”, cuenta hoy Jacobs. Cuando hace unos años empezó a trabajar de la mano con una coach de mentalidad, el campeón italiano empezó también el difícil trabajo de replantearse la relación con su padre hasta lograr a comunicarse con él. “Aun si no todo está resuelto, esta experiencia me desbloqueó”, dijo: “El poder de la energía que se mueve cuando derribas un muro es increíble”. Esta energía que Marcell Jacobs ha liberado lo llevó progresivamente a ganar un oro europeo, dos récords italianos, y ahora la medalla de oro.

Todos tenemos bloqueos que son como marcas que la vida deja en nosotros. Por eso muchas veces tenemos reacciones traumáticas frente a desafíos que la vida nos pone. Cultivamos en nuestro interior rencores, rabias, ansiedades que nos limitan en nuestro rendimiento, en el logro de nuestros sueños. Es más, hasta nos limitan en soñar. Pero, estos dos atletas nos enseñan que nuestro pasado, o nuestra condición actual, no tiene que seguir influenciando nuestro futuro, si así lo deseamos.

Si tenemos el coraje de hacer el trabajo interior necesario, nos podemos desbloquear liberar así energías interiores que nos pueden llevar a un alto rendimiento y, sobre todo, a una experiencia de plenitud.