Analistas

El Mundo Financiero En El 2020

GUARDAR

Alberto J. Bernal-León Jefe De Estrategia Global, XP Securities

El 2019 fue un año espectacular para los mercados financieros. Presento unos números para poner la cuestión en contexto: el S&P 500, el mercado barómetro del mundo, le generó un retorno antes de dividendos a los inversionistas del 28.85% el año pasado, algo completamente inusual para un mercado que NO se estaba recuperando de una crisis.

Pero también fue un año espectacular para Europa, donde el Eurostoxx pagó 23% antes de dividendos, para China, donde el Shanghái Composite pagó un 24% en dólares, para Brasil, donde el Ibovespa generó 25% de retorno en USDs, o para Colombia, donde el ColCap pagó 23.9% en dólares antes de dividendos. Más importante aún, todos estos retornos los vimos en países que gozan de baja inflación, hecho fundamental para discutir lo extraordinario que fue el año.

El mercado de bonos no se quedó atrás. El bono a 30 años de EEUU generó un retorno total de 19% para los inversionistas, la deuda de los países emergentes en dólares, medida por el índice EMBI-Global de JP Morgan generó un retorno del 13%, a pesar de la caída de los precios de los bonos argentinos, y los bonos de deuda local de Mexico con vencimiento del 2042 pagaron un increíble 34% en dólares. Los bonos corporativos no se quedaron atrás, con, por ejemplo, el Petrobras 2028 en dólares pagando un retorno del 26% el año pasado.

¿Ahora, por qué fue tan bueno el año pasado para los inversionistas? Tengo cuatro explicaciones. La primera, que el 2019 fue un año de recesión industrial global, hecho que obligó a los bancos centrales del mundo desarrollado a cambiar el sesgo de la política monetaria de normalización a expansión; segundo, que la Fed sí le puso atención a los analistas de mercado y decidió no contribuir a la inversión de la curva de rendimientos; tercero, que el consumidor de EEUU, Chino, y de Europa en general se mantuvo muy robusto gracias al bajo desempleo y el incremento visto en los salarios reales; y cuarto, que EEUU y China lograron avanzar en la culminación de un acuerdo “Fase Uno” sobre las reglas futuras del comercio bilateral entre esas dos naciones.

Pero estos puntos positivos ya ocurrieron, lo que implica que estamos comenzando el 2020 con una notable astringencia de noticias que puedan ayudar a que los mercados sigan comportándose positivamente. Encuentro entonces solo unas cuantas variables que pueden ayudar a impulsar mas los precios. La primera viene siendo la posibilidad de que la Reserva Federal se decida a incrementar el tamaño de su balance, para evitar que haya estrés en el mercado monetario interbancario; la segunda, la posibilidad de que los votantes de EEUU demuestren ser responsables y le den la espalda al populismo que venden Elizabeth Warren o Bernie Sanders y se decidan por darle la nominación a un Peter Buttigieg o a un Joe Biden; tercero, que los CEOs de multinacionales de decidan a descongelar programas de inversión ahora que la guerra comercial entre EEUU y China pareciera haber entrado en tregua; y cuarto, la posibilidad de que China y Alemania anuncien estímulos fiscales relevantes, eventos que podrían ayudar a impulsar la economía global.

Si los argumentos recién descritos se materializan, Alberto Bernal piensa que el 2020 puede llegar a ser otro buen año para las inversiones a nivel global y en emergentes en particular. Pero no nos equivoquemos, es muy poco probable que lo que vimos en el 2019 se repita. Como dicen las abuelitas, “de eso tan bueno no dan tanto”.

 

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés