.
LEGISLACIÓN Gobierno cuestionó balance de la ONU sobre posconflicto
martes, 24 de octubre de 2017

En su reporte, Andrew Gilmour rajó la reintegración

David Jáuregui Sarmiento - djauregui@larepublica.com.co

Frente al llamado de atención que hizo el subsecretario general de la ONU para los Derechos Humanos, Andrew Gilmour, en el que manifestó que el proceso de reintegración de los exguerrilleros de las Farc no está avanzando apropiadamente y podría poner en peligro la paz del país, Joshua Mitrotti, director de la Agencia de Reincorporación y Normalización, se mostró sorprendido ante la afirmación.

“La experiencia de la ONU en otros lugares (...) señala que cuando la reintegración no ocurre, la paz en sí misma no es sostenible”, fue una de las sentencias de Gilmour en su reporte sobre el avance de la implementación de algunos puntos del Acuerdo con las Farc. De la misma forma, expresó que “aunque el desarme y la desmovilización han ido bien (...), la reintegración no va tan bien”.

El reclamo, sin embargo, no solo fue por la afirmación, sino porque la ONU acudió a las comunidades involucradas para hacer el balance de normalización, pero no consultó a las instituciones del Gobierno, que según expresó Mitrotti, también pueden aportar con información sobre el proceso de reintegración. “Me sorprende que Naciones Unidas venga a Colombia, lance un informe y no consulte al Consejo Nacional de Reincorporación cómo vamos. Yo no sé de dónde sacaron esa información”, afirmó el funcionario de la Agencia.

De acuerdo con Mitrotti, es importante que la ONU hable con las comunidades y los excombatientes, pero anotó que así como se reunió con estas, también debió sacar un espacio con el Consejo, que es el espacio del Gobierno y las Farc donde se puede mostrar realmente cómo va y “cuáles son los desafíos de la reincorporación”.

Por ejemplo, afirmó que este trabajo podría tomar hasta 15 años para completarse.

Al respecto, “Pastor Alape”, miembro de las Farc, subrayó durante un evento organizado por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, la necesidad de que el Estado se reincorpore en esas zonas con vista a la construcción de la paz, y que para lograrlo debía hacerse con la participación de las comunidades.

Gilmour también afirmó que hay muchas evidencias de que numerosos excombatientes no han encontrado vías alternativas de ingresos, lo que podría desencadenar en el regreso a actividades ilícitas, o a unirse de nuevo a grupos criminales.