Jueves, 27 de Noviembre DE 2014
Lunes , Mayo 6, 2013

El Rosal revive las competencias hípicas

El Rosal revive las competencias hípicas

Bogotá_

La pasión y el fervor al ver correr a un pura sangre, cabeza a cabeza contra otro, eran emociones que vivían los aficionados a la hípica hace más de 20 años atrás, cuando el país contaba con hipódromos como Los Comuneros en Guarne, Antioquia, o el de Los Andes en Bogotá. Con el paso del tiempo y del interés, se fueron quedando en el olvido, confinados a ser utilizados hoy como escenarios para eventos.

Cuerpo de la Noticia: 

 

Pero desde este fin de semana, esta tradicional competencia cuenta con un nuevo escenario, en donde volvió a galopar la hípica en la capital del país, con miras a seducir a nuevos aficionados a base de carreras vibrantes y apuestas. Se trata del hipódromo El Rosal, un proyecto de un grupo de amantes de la hípica que decidió unir esfuerzos e invertir en un escenario que reviva las emocionantes competencias protagonizadas por hermosos ejemplares equinos. Inaugurado el sábado, este nuevo ambiente de carreras está ubicado a 15 Km de Bogotá, en el municipio el Rosal, y busca revivir el deporte y la industria que apasiona a los aficionados a ese viejo amigo del hombre que son los caballos.

“Después de cerrarse el hipódromo de Los Andes en el 87, un grupo de personas hizo un esfuerzo muy grande y resolvieron abrir el hipódromo de Villa de Leyva, que funcionó hasta el 8 de diciembre del año pasado. Ahora, con la creación de El Rosal, decidieron traérselo para Bogotá con una idea bien interesante y es que fuera un Parque Hipódromo que además de  la parte hípica, tuviera un restaurante y un espacio donde los niños pudieran encontrar diversión con talleres de teatro y más actividades”, dice Rubén Martínez, miembro de la junta directiva del El Rosal.

Según sus gestores, el proyecto responde a la necesidad que tiene la capital por este tipo de escenarios, pues es la única en Latinoamérica que no contaba un hipódromo. Así mismo, Jaime Mejía, gestor del proyecto, asegura que no se tiene muy clara la idea de que esta actividad representa una buena fuente económica, y beneficios sociales entre los que puede generar hasta 30.00 empleos. También se estima que en un año un hipódromo puede generar ingresos cercanos a $28.000 millones.  El Rosal ya está listo para empezar a recibir a los amantes de las apuestas equinas. “Es algo para  que los jóvenes entiendan y revivan lo que es la hípica y ese sano esparcimiento”, dice Martínez.

Una apuesta por la industria pura sangre

Único en el país, El Rosal promete reavivir las tradicionales apuestas 5 y 6, que hacia los años 50 y 60 eran ya parte de los ingresos y de la canasta familiar de las familias.  “Los criadores colombianos siguen importando caballos de pura sangre inglesa de primer nivel, y seguramente ahora aumentará al saber que hay un nuevo hipódromo para competir y hacer subastas”, asegura Ruben Martínez.

Aunque hasta el momento El Rosal solo cuenta con 112 caballos, criadores como Haras Dormello, La Colina, La Herradura, San Silvestre, entre otras, ya está llevando sus ejemplares a las competencias que se celebraron el sábado pasado en el lanzamiento oficial del hipódromo, donde además hubo un remate de 12 pura sangre.

Además de la competencia equina, también se está desarrollando un canódromo para competencias de galgos.

La opinión

Rubén Martínez

Miembro de la junta directiva de El Rosal

“La idea es posicionar y disfrutar el deporte equino en el país. Falta más compromiso del Gobierno, esta actividad es rentable para la economía”.

Para contactar al autor de esta nota:

Lina María Ruiz J.

lruiz@larepublica.com.co

Editor de esta nota:
Noticias Relacionadas