Lunes, 20 de Febrero DE 2017
Imagen de Clara Serra Riascos
Sáb, 09/29/2012 - 01
Clara Serra Riascos

Las microfinanzas bajo la lupa

“Confesiones de un Hereje de las Microfinanzas” es un libro de lectura recomendada para todos  aquellos interesados en el mundo de las microfinanzas.

Su autor, Hugh Sinclair,  economista con posgrados en finanzas y econometría, tuvo sus primeras experiencias laborales en la banca tradicional en Inglaterra. Desilusionado de ese entorno comercial decidió explorar el mundo de las microfinanzas atraído por su contexto social y la posibilidad de contribuir a la erradicación de la pobreza.  Su peregrinaje lo llevó a varios países: México, Mozambique, Nigeria, Holanda, Mongolia, entre otros.   

Su experiencia como empleado durante diez años en  entidades microfinancieras antes de 2002, le permitió conocer en detalle sus falencias. Trató infructuosamente de incidir desde adentro en la eliminación de lo que consideraba prácticas indebidas: Apetito desbordado por las utilidades, falta de transparencia y de reglamentaciones de protección al cliente.  Esta situación se agravó en su opinión con el ingreso al mercado microfinanciero de los grandes bancos atraídos por las altas rentabilidades  (tasas de interés entre 100 y 195% anual) que terminaron creando una “burbuja microfinanciera.” De “fiel practicante” pasó a convertirse en “hereje” y denunciante de robos, engaños, encubrimientos, uso de mano de obra infantil,  manejos sospechosos de los ahorros de los clientes, entre otros.

El autor  reconoce, no obstante, que no se puede descalificar toda la labor ni a todas las IMF, pero enfatiza que tampoco son la cura milagrosa que se ha pretendido vender.  En su opinión los casos exitosos  se explotan publicitariamente para vender una imagen exitosa  de la industria microfinanciera, cuando en realidad la  evidencia que al sector le interesa es el repago de los préstamos por parte de los pobres.

La distorsión del propósito inicial para el cual surgieron los micropréstamos ha llevado a que ésta sea hoy en día una pujante industria cuyo valor alcanza más de US$ 70 mil millones.

Su visión de la mujer es mucho más alentadora: La mujer es capaz de invertir productivamente cualquier suma de dinero que reciba, bien sea en su familia o en su negocio.     

Sus diez años de contacto estrecho con microempresarios pobres, llevan al autor a preguntarse si la educación o algún otro tipo de ayuda estratégica no serían mucho más útiles que un préstamo de US$ 100 con intereses del  60% anual para contribuir a sacarlos  de la pobreza. Finalmente, el autor hace un llamado a la acción y aboga por la reestructuración de la industria a nivel mundial.  

Como siempre lo he afirmado a lo largo de 32 años en  la industria microfinanciera, el microcrédito en sí mismo no es un instrumento que aisladamente, y en eso coincido con el autor,  pueda erradicar la pobreza. No obstante, si es una herramienta útil para el desarrollo que unida a otros actores públicos y privados, y a medidas de educación financiera, al igual que a reglamentaciones que garanticen la transparencia del sector microfinanciero, contribuye a la inclusión financiera y social de las personas de menores recursos.

Fiel a su compromiso institucional, la Fundación WWB Colombia está actualmente desarrollando a través de su Centro de Liderazgo para la Mujer y de su Centro de Investigación para las Microfinanzas programas complementarios de apoyo a la mujer en general y  a nuestras microempresarias, en particular.

microfinanzasbajolalupa@fwwbcol.com

Twitter LR

Twitter LR