Jueves, 24 de Julio DE 2014
Sábado , Marzo 9, 2013

Los movimientos tectónicos en el sistema financiero colombiano

Bogotá_
Cuerpo de la Noticia: 

El potencial crecimiento de la economía colombiana, así como la robusta regulación financiera y los bajos niveles de profundización bancaria (medido como Prestamos / PIB que actualmente es cercana a un 30%) comparados a nivel internacional, han incrementado el apetito de las entidades extranjeras por entrar al mercado nacional. Ejemplo de esto es que en los últimos cinco años se pasó de 16 a 23 bancos (incluidas las fusiones del CorpBanca y Helm Bank, así como la de Scotiabank y Colpatria).

Pero sumado a lo anterior los grupos financieros nacionales pasaron a tener 4 veces más entidades subordinadas en el exterior entre 2007 y 2012.

Se calcula que estos activos actualmente pueden representar cerca de 13% de los activos totales del sistema financiero colombiano, lo cual no es despreciable.

Ahora, en los últimos años se ha venido incrementando el interés de los bancos nacionales en el mercado centroamericano, destacándose las compras de Bancolombia en la operación del Banco Agricola en el Salvador, un porcentaje importante del Banco Agromercantil en Guatemala y más recientemente el Hsbc en Panamá. A su vez la adquisición de BAC Credomatic por parte del Banco de Bogotá y la compra de las operaciones del Hsbc en Costa Rica, Salvador y Honduras por parte del Banco Davivienda. Otras filiales del Hsbc en Sur America tales como la de Colombia, Perú, Paraguay y Urugauy fueron adquiridas por el grupo colombiano GNB Sudameris.

Todo esto hace que la banca colombiana sea el principal actor extranjero en Centroamérica excluyendo a México y comienza también a tener una importante participación en Sur América. Si buscamos varias razones para explicar la expansión internacional en especial en Centro América encontramos que estas pueden ser mas de orden estratégico y de potencial crecimiento, ya que también ello implica una expansión en países con menor calidad crediticia que Colombia (BBB-) y con economías que dependen más del turismo y las remesas.

Adicionalmente, estos movimientos “tectónicos” se han dado en otros sectores de servicios financieros tales como las firmas comisionistas de bolsa donde se han bancarizado algunas firmas como Bolsa y Renta al ser adquirida por el banco de inversión brasilero BTG Pactual, Credicorp del Perú al comprar parte mayoritaria de Correval y la más reciente compra del Banco Davivienda al adquirir Corredores Asociados.

En resumen, las principales razones que explican una expansión internacional de los grupos financieros nacionales son fundamentalmente la gran fortaleza patrimonial que adquirieron estos durante las últimas tres décadas, un escenario donde por varias décadas no hubo mucha competencia internacional y bajo regulaciones bancarias estrictas que surgieron como lecciones aprendidas de las crisis locales, en especial la que vivimos a finales de los noventa con la crisis hipotecaria del sistema Upac y que exigieron a la postre significativas inyecciones de capital a los accionistas de los bancos.

Al mismo tiempo esta expansión se ve reforzada por la necesidad de muchos bancos extranjeros en especial los europeos de vender sus inversiones en América Latina con el fin de hacer frente a los “write downs” provocados por la depreciación de los activos de los bonos soberanos europeos que tenían en su portafolio de inversiones.

Finalmente, es importante resaltar que la baja penetración crediticia según los estándares internacionales, la buena calidad de la cartera, y una capitalización adecuada en un entorno económico favorable son factores que sin duda continuaran mitigando los riesgos financieros y mantendrán a Colombia en el primer plano internacional de futuras adquisiciones y fusiones.

Jaime A. Ospina

Docente maestría de administración financiera - eafit

Noticias Relacionadas

Twitter LR

Twitter LR