Viernes, 31 de Octubre DE 2014
Lunes , Septiembre 9, 2013

Los estafadores siguen en auge a pesar de los recientes escándalos

Bogotá_

Aunque mucho se ha advertido sobre el peligro de invertir en entidades financieras que no son vigiladas por la Superintendencia y actúan bajo engaños asegurando que tienen el respaldo de alguna entidad reconocida, estos casos cada vez parecen ser más frecuentes.

Cuerpo de la Noticia: 

Si bien el escándalo de DMG dejó a muchos con el sinsabor de haber perdido su dinero y con la lección de averiguar dónde va a meter sus ahorros antes de dejarlo en manos de cualquiera, también alertó a los estafadores que ahora son mucho más cautelosos a la hora de ofrecer sus servicios apara evitar ser descubiertos.

En 2011 cerca de 81 firmas no vigiladas por la Superintendencia  Financiera fueron descubiertas. Según la entidad, esas son apenas una fracción de las muchas que existen, pues solo se puede saber de su operación cuando alguna persona o compañía hace la advertencia o denuncia. Aunque en 2012 el número de firmas bajó a 31, en lo corrido de 2013 van reportadas 27, una cifra que podría superar a la vista hace dos años si no se toman las precauciones debidas.

De acuerdo con Consuelo Rodríguez, defensora del consumidor de Compañías Colpatria, lo primero que se debe hacer para evitar caer en las redes de estas firmas es cerciorarse si los servicios que desea contratar o los productos que va a utilizar están autorizados y vigilados por las autoridades correspondientes.

“En 2009 se creó la ley 1328 precisamente para evitar caer en este tipo de engaños. El artículo 6 habla acerca de la protección propia por parte de los consumidores financieros. Si voy a entregar mi dinero, lo primero que debo hacer es averiguar de qué entidad se trata y si está vigilada por las entidades correspondientes”.

En este sentido, es importante recalcar que por  ser firmas no vigiladas no se puede hacer reclamo alguno al Estado si se resulta estafado y solo la compañía es la responsable.

“No se puede reclamar al Estado pues estas firmas no tienen canales por los cuales se pueda hacer una reclamación. Es importante leer antes de firmar cualquier tipo de contrato”, añade Rodríguez.

Una de las modalidades a las que recurren estas firmas ilegales es a utilizar nombres o marcas similares a entidades financieras, tal es el caso de Inversiones Bbva, Financiera Corficolombiana y Créditos Granahorrar Ltda, entre otras.

Según el abogado Camilo Martínez,  a pesar de esta fachada, es muy fácil identificar a los captadores porque ofrecen retornos muy altos. “Estoy seguro que todos los seres humanos tenemos la capacidad de identificar, o por lo menos dudar, de cuando estamos frente a un captador ilegal. Primero, porque si hay retornos fuera del mercado se nos debe prender una luz roja, y segundo, porque si es captador ilegal no aparece en la página web de la Superintendencia Financiera como entidad autorizada para captar. En este sentido, creo que la responsabilidad recae es en el inversionista especulativo que acepta conscientemente el riesgo de invertir en algo ilegal”

Según la Superfinanciera, estas compañías utilizan varias modalidades para llegar a sus víctimas. Una de ellas es que promueven el otorgamiento de préstamos de dinero a través de volantes publicitarios y se anuncia como vigilado por esta superintendencia. Otra modalidad común es a través de páginas web y correos electrónicos, donde ofrecen créditos de libre inversión, dirigidos a independientes, pensionados y empleados.

Igualmente se la valen para promocionar préstamos exigiendo la adquisición de un seguro de financiamiento comercial, pólizas, etc, que deben ser canceladas con antelación por costos que van desde los $100.000 a $300.000.

“Si una persona es víctima de un captador ilegal, lo primero que debe hacer es una autocrítica y aceptar que cometió un error por el afán de obtener dinero rápido. Lo segundo, es aprender que la Superintendencia tiene una lista de todas las entidades que están autorizadas para captar recursos del público a la que se puede acceder por la página web”, señala Martínez.

 La Superfinanciera reitera que es de gran importancia denunciar estos casos para poder detectar estas firmas no vigiladas y así evitar que más personas  salgan estafadas. Así mismo recalca que lo más conveniente es cerciorarse sobre qué clase de entidad es llamando o visitando la página web superfinanciera.gov.co.

Algunos consejos a seguir antes de arriesgarse

Según la Superintendencia Financiera es recomendable tener presente estos puntos:

- Indagar sobre los productos o servicios que se piensa adquirir, es decir sobre los derechos, costos, obligaciones, exclusiones y restricciones aplicables al producto o servicio.

- Revisar los términos del respectivo contrato y sus anexos, y conservar las copias que se suministren de esos documentos.

-Informarse sobre los órganos y medios de que dispone la entidad  para presentar peticiones, solicitudes, quejas o reclamos.

Las opiniones

Gerardo Hernández
Superintendente Financiero
“Las personas que se den cuenta de una irregularidad en alguna firma debe denunciarlo para evitar que más personas caigan en el engaño”.
 
Consuelo Rodríguez
Defensora del consumidor compañías Colpatria
“Con estas firmas no vigiladas no hay respaldo ni garantías, se debe tener en cuenta que lo primero es comprobar ante la Superfinanciera si es legal”.
 

 

 

Lina María Ruiz J.

lruiz@larepublica.com.co

Noticias Relacionadas